Viajes sostenibles – La forma de viajar más pura que aporta las experiencias de viaje con las que todos los viajeros soñamos

Viajar para ser

viajes sostenibles …

¿Qué es eso?

¡Vamos allá!

Los grandes viajes sostenibles van más allá de una simple reserva de hotel o un vuelo en primera clase.

Los viajes sostenibles te permiten experimentar esa sensación tan adictiva y cercana que fluye cuando todo lo que ocurre es real.

Cuando conseguimos que toda la gente que participa en un viaje esté contenta llegamos hasta la experiencia de viaje más pura y gratificante.

 

¿Por qué con los viajes sostenibles conseguimos vivir al máximo?

Porque se basan en un entorno win-win donde todas las personas que conforman un viaje (viajer@s, organizadores, gente local) salen ganando.

Cuando esto ocurre, comienza una reacción en cadena que culmina con una experiencia de viaje sin igual.

Dinero a cambio de placer no es la fórmula que debemos utilizar para diseñar viajes… Haga clic para Tweet
  • Contactas con alguien que ama viajar y te abre un mundo de posibilidades que no conocías.
  • Te ayuda a diseñar un viaje hecho a medida para ti, solo para ti.
  • Te pone en contacto con la gente local que conoce a la perfección su país y realiza con alegría un trabajo bien pagado.
  • La gente local se abre a ti para enseñarte su mundo con pasión.
  • Esto hace que tú te abras, los comprendas y te comprendan.
  • El bucle se hace más y más grande. La compenetración es total.
  • Conoces más gente, te abres más y se abren más a ti.
  • Te enseñan lo que otros turistas no ven.
  • Te hacen sentir especial y comienzas a disfrutar de una forma auténtica.
  • Entonces tú también los haces especiales a ellos.
  • Te cogen cariño.
  • Les coges cariño.

Y regresas a casa con una gran sonrisa en la cara y con la sensación de haber realizado el viaje de tu vida.

Es simple, los viajes sostenibles generan un entorno win-win donde todos ganamos.

El entorno natural, cultural y los sitios únicos que visitas hacen el resto.

 

¿Qué son los viajes sostenibles?

Para mí son viajes sostenibles aquellos que ofrecen la posibilidad real de crear un entorno win-win (Ganar ganar) para todos.  Esto significa que todas las personas que participan en el viaje salen ganando.

  1. El organizador: Trabaja para diseñar el viaje asesorando al cliente y transmitiéndole su pasión por viajar. Cuando se valora su trabajo, es capaz de crear maravillas. Diseños de viaje totalmente adaptados al cliente. ¡Puro arte!
  2. El proveedor local: Pequeños hoteles, Guías locales, Porteadores y cocineros, taxistas… Cuando cobran un sueldo acorde al trabajo que realizan se nota. Trabajan con una sonrisa en su boca y te hacen sentir realmente bien. Se abren a ti y te muestran su país con pasión y orgullo. Eso es lo que consiguen los grandes viajes sostenibles. Por desgracia esto no ocurre en la mayoría de los casos. El dinero se queda por el camino.
  3. La persona o el grupo que viaja: Las personas que participan en viajes sostenibles forman parte del equipo viajero. Hacen posible que la gente que trabaja por ellos lo haga con una sonrisa en la cara. A cambio, su viaje se vuelve especial. Se llevan a casa una experiencia irrepetible.

Si esto no ocurre para las 3 partes, ya se puede decir misa, porque no estaremos ante unos viajes SOSTENIBLES.

Un buen viaje es un bucle donde todo el mundo sale ganando Haga clic para Tweet

Y podemos extender este concepto al respeto por la naturaleza y el entorno local. Pero hoy quiero centrarme solo en el tema «gente».

¿Qué componentes hacen especiales y únicos a los viajes sostenibles?

Especial significa singular o particular. Algo que se diferencia de lo común o general.

Único significa que no es una copia. O dicho de otra forma, que es auténtico y personal.

Pero… ¿Qué es lo especial, auténtico y personal?

  • Lo más caro.
  • La exclusividad.
  • Viajar a Dubái y alojarte en la isla palmera.

¡No!

Todo esto se puede catalogar como «exclusivo» porque es bastante caro y está al alcance de unos pocos. Pero se compra con dinero, por tanto no siempre un viaje caro y exclusivo nos lleva hacia un viaje único y especial.

El dinero a cambio de placer no es la fórmula que debemos utilizar para diseñar viajes sostenibles.

Componentes comunes en todos los viajes

Un viaje lo componen muchos elementos que podemos comprar con dinero. Los componentes de viaje que te muestro a continuación son parte importante de cualquier viaje, tanto de los viajes sostenibles como de los NO sostenibles. Eso está claro.

Tal y como hemos visto antes, estos componentes no tienen por qué ser los generadores de un viaje realmente especial:

  • Vuelos
  • Hoteles
  • Transporte
  • Actividades

¡Esto no es lo que hace grande a un viaje!

Si son elementos importantes, pero no tienen nada de único ni especial, porque cualquiera puede acceder a ellos y comprar un mismo componente.

  • El que tenga dinero comprara un hotel más caro.
  • El resto pasaremos la noche en la playa de un hotel familiar de 20€.

Es más, volar a un país pobre para estar metido en un resort de lujo regentado por un ricachón occidental no entra dentro de los valores que transmiten los viajes sostenibles. El resto del país hace su vida detrás de la valla de ese resort.

En este puzle falta el ingrediente clave.

Un ingrediente que yo no veo en la mayoría de los viajes del mercado.  Y los viajes sostenibles que te quiero mostrar sí que lo tienen.

Por eso son tan especiales y únicos.

Los viajes sostenibles tienen la capacidad de seguir haciéndonos felices durante años y años. Haga clic para Tweet

Ahora vas a ver porqué es tan  importante el concepto de «viajes sostenibles». Porque cuando el dinero llega de forma directa a la gente que trabaja en el viaje, el valor percibido por todos es mayor. Todo el mundo trabaja más contenta y a ti te ofrecen lo mejor de sí mismos y mucho más

¿Y si salimos de lo material e incluimos a las personas?

Las experiencias de viaje más enriquecedoras las crean las personas.

Por tanto, el componente clave que hace especial un viaje eres tú, tu guía, la gente que te encuentras por el camino, el dueño de tu hotel, el taxista…

En un viaje conoces gente, tratas con gente, trabajas con gente y compras servicios que ofrece la gente:

  1. Los mejores momentos de un viaje las creas tú con tu simpatía y con tus ganas de conocer el mundo.
  2. La gente que viaja contigo es parte importante de la experiencia de viaje. Por eso es importante viajar en un grupo de 10 personas que comparten valores y forma de viajar. Cada uno aporta su granito de arena a la creación de las vivencias de viaje.
  3. La experiencia también depende de la gente que trabaja para organizar tu viaje. No es lo mismo que tu viaje lo organice alguien apasionado de los viajes que recorre el mundo con su ordenador, o alguien que trabaja sentado en una oficina. La intensidad es distinta.
  4. Los guías y el equipo humano local son el eje de una gran experiencia. Un trabajador mal pagado hará su trabajo y punto. Se apartará de ti. Por el contrario, un equipo contento y con un buen sueldo se abrirá a ti y te enseñará su país y su cultura de una forma tan especial y cercana, que recordarás cada instante de tu viaje durante toda tu vida.
  5. La gente de calle con la que te encuentras. Una simple pregunta pude acabar en una gran amistad.

¿No crees que la gente que encuentras por el camino tiene mucho que ver con la experiencia que vas a vivir durante tu viaje?

Las experiencias de viaje más enriquecedoras las crean las personas. Haga clic para Tweet

El ingrediente clave de los viajes sostenibles

No, no son los lodges alumbrados con energía eólica y piscinas climatizadas con energía solar. El resto del país hace su vida tras la valla de dicho lodge.

A ver si te suena esto…

¿Conoces esa sensación cuando alguien te hace sentir especial?, ya sea en casa como fuera, muy lejos, en un pueblo perdido del Himalaya o en el bar de tu pueblo…

¿Te gusta esa sensación verdad?

A mí también…

la mayoría de la gente que viaja nunca lo va a sentir, porque ni siquiera se relacionarán con el guía mal pagado que deberá llevarlos hasta el Taj Mahal, hasta Machu Picchu o hasta el campo base del Everest.

La gente paga un pastón por sus viajes sin darse cuenta que a veces el dinero no llega a los destinatarios que realmente forman parte del viaje.

Por tanto, no podemos pedir a esas personas que trabajen con una gran sonrisa en la boca y mucho menos que se abran a nosotros para enseñarnos su país. Harán su trabajo, se irán a sus casas y punto…

Así nos alejamos de los viajes sostenibles y perdemos la oportunidad de crear un entorno win-win.

En los viajes sostenibles surge la pasión

Una palabra con fuerza, ¿verdad?

Y tan escasa…

Pero resulta que es el ingrediente clave de los mejores viajes sostenibles, de las mejores experiencias.

Normalmente borramos la palabra pasión de nuestra vida y la cambiamos por Dinero Haga clic para Tweet

Eso auténtico y especial que buscamos no está en el billete de avión. No importa si viajas en primera o en turista, esto solo significa más o menos comodidad y te aporta un bienestar de unas cuantas horas.

La diferencia entre los viajes sostenibles y los NO sostenibles está en las personas con las que compartes el viaje.

Si sabes llegar a esas personas te encontrarás con:

  1. Guías apasionados de su trabajo. Que ofrecen servicios más o menos caros según tu elección.
  2. Familias que regentan pequeños hoteles con encanto. Más o menos económicos según tu elección, pero siempre cercanos y auténticos.

Ellos harán de tus viajes sostenibles un auténtico placer.

Y gracias a ellos serás feliz recordando algunos de los mejores momentos viajeros de tu vida.

Todos sentimos pasión por algo

Cuando rebosas de este sentimiento, realmente destacas sobre los demás. Haces las cosas bien porque te encanta lo que haces, y eso los demás lo notan.

Y los viajes sostenibles rebosan de pasión. 🙂

En mis primeros viajes tuve la suerte de haberme encontrado con gente realmente apasionada por los viajes, la montaña, las vivencias únicas.

También me he encontrado con mucha gente que hace su trabajo con pasión. Esta gente destaca por encima del resto ofreciendo servicios de guiado, hospedaje, transporte o lo que fuera.

Recuerdo a Enrique de Perú. Era un guía de montaña del poblado de Tinki. Nuestro guía para la ascensión del Apu Ausangate de 6.200m de altura. La primera noche de 10 días de trekking nos llevó a su casa. Todo el grupo disfruto de una cena con su familia. Éramos 13 personas y nos trataron como a unos amigos de toda la vida. Nos contaron historias de la zona, conocimos a sus hijos…

viajes sostenibles
Viaje a Perú con uno de mis grupos. Una experiencia que recuerdo con muchísimo cariño. No conseguimos la cima del Apu Ausangate de 6400m pero sí unas amistades que durarán para siempre.

Toda esa gente me enseñó a disfrutar de mis viajes sostenibles sin pensar en el dinero como único medio para llegar al placer.

Vivencias para el recuerdo

Algunos de los mejores momentos de mi vida los comparto con mi pareja Saioa y con aquellos que formaron parte de mis viajes.

  • Con guías como Herber, Enrique y Alejandro de Perú, Ibra de Marruecos o Tsering de Leh.
  • Comparto recuerdos con porteadores y cocineros como Tammy de Tanzania y Edison de Perú.
  • Recuerdo a todos y cada uno de los compañeros de grupo que han viajado conmigo.
  • A gente que me encontraba por el camino.

Y lo curioso es que el resto de recuerdos de viaje que guardo no son tan potentes. Quizás porque todavía no había salido del camino que siguen aquellos que siempre hacen lo mismo.

¿Cómo puedo encontrar esos viajes sostenibles tan especiales?

Pues este es precisamente el inicio del problema.

Te he dado una solución que te lleva al problema. Es como encontrar una aguja en un pajar o ¡Como encontrar un tesoro!, porque hoy en día todo esta tan automatizado…

Hoy todo se produce en línea y en masa.

Sólo tienes que ver los anuncios de viajes de la tele para ver lo difícil que es encontrar viajes sostenibles realmente auténticos. En este mundo que hemos creado todo es tan impersonal…

Todo el mundo consume el mismo destino, el mismo viaje, los mismos momentos…

De todas formas tranquilo, ¡que todavía hay esperanza!

Si quieres embarcarte en uno de esos verdaderos viajes sostenibles, lo que viene a continuación te puede ayudar. Te voy a enseñar los pasos que deberías dar para dar con la formula correcta.

Paso 1 – decide el tipo de viaje que quieres hacer

Lo primero que debes hacer es ponerte a pensar en qué es lo que realmente buscas cuando sales de viaje. Destino, tipo de viaje, que experiencias quieres vivir…

Si no sabes exactamente lo que quieres, hay un montón de personas que pueden ayudarte.

Paso 2 – Busca a la persona adecuada

Toda una generación de viajeros emprendedores e inconformistas está saliendo a la luz. Gente con conocimientos viajeros excepcionales. Podríamos decir que muchos de ellos son viajeros profesionales que venden sus servicios de asesoría por internet.

Apasionados de los viajes que te pueden ayudar a conseguir unos viajes sostenibles que te aporten la experiencia que buscas.

Yo soy una de ellas pero también te recomiendo que busques entre los blogers de viaje más potentes.

Son gente que disfruta de su trabajo, cobra por ello y después, mantiene una relación contigo. Gente que se dedica a crear viajes sostenibles donde los participantes lloran de emoción.

Sentir es parte de la experiencia de un viaje. Sentir frio, calor, cansancio, alegría… Y sobre todo sentirse libre en un momento dado para hacer, ver o comer lo que uno quiere. Así son los viajes sostenibles sin límites.

Con ellos te aseguras de que tu dinero llega directamente (sin intermediarios) a las personas que trabajan por ti. Esto hará que la gente se sienta valorada, trabaje a gusto y lo dé todo porque tú estés feliz.

Así te acogerán con los brazos abiertos y te harán sentir especial. Ese es el poder de los viajes sostenibles.

Paso 3 – Siéntete parte de los viajes sostenibles

Viajes sostenibles= Personas felices = Experiencia especial

Recuerda, si quieres viajar sin límites, ¡VPE!

Viaje, personas, experiencia.

A partir de ahí todo es posible.

Yo por ejemplo busco encontrarme con personas con quien compartir conocimientos y momentos de recuerdo mientras recorro las maravillas de un país. Playas, montaña, cultura, buceo, gastronomía acompañado de alguien local apasionado por lo que me enseña.

  1. Busco recorrer lugares especiales acompañado por un guía que ama su trabajo y conoce su entorno. Y acabar el día tomándome unas cañas con el o comiendo con su familia.
  2. Dormir en un bonito hotel y salir a la terraza a charlar con los dueños. Dejar que me expliquen donde están esos restaurantes donde los locales se ponen las botas con su deliciosa comida.
  3. Jugar un partido de futbol con los niños del Amazonas y pasar una tarde charlando con sus padres mientras nos sirven una suculenta cena.
  4. Recorrer en moto los caminos del Himalaya, parando donde queremos, recorriendo algunos de los lugares más alucinantes de La India.
  5. Comer en los exquisitos restaurantes familiares donde come la gente local. Exclusivos y realmente buenos. Al igual que tu no entras en los restaurantes turísticos de tu ciudad, la gente local de otros países también sabe dónde está lo bueno.

No hay límites a la hora de organizar viajes sostenibles.

Solo debemos tener en cuenta una cosa: WIN-WIN, todos debemos salir ganando.

¿Cuál es el tipo de viaje que va contigo?

Puedes comentar tu opinión sobre este tema.

¿Crees que el mercado de los viajes necesita algo de aire fresco?

Escribe lo que piensas más abajo.

Por mi parte, te invito a ser parte de Travelingtobe. Puede que te interese conocer mi lista de los 20 mejores viajes sostenibles del mundo. ¡Haz clic en el botón de abajo y serás el primero en enterarte!